Bienvenido a mi corazón, por favor, no rompas nada. Y recuerda: SE VALIENTE.


Grita. Chilla. Ríete. Salta. Sonríe. Baila. Canta. Enloquece. Enamórate. Equivócate. Levántate. Lucha. Juega. Gana. Sobrevive. Besa. REVÉLATE.

lunes, 11 de abril de 2016

Desahogándo(me)te


      Recuerdas el principio, el inicio, el arjé de todo y sonríes involuntariamente cuando los recuerdos te invaden. Sonríes de manera tímida e inocente, como lo hiciste la primera vez. Todo era bonito, nuevo, resplandeciente, emocionante. Era un terreno desconocido al cual era adecuado adentrarse.
      Vivías con intensidad. Se hacían promesas eternas y se decían palabras sinceras a escondidas salidas de bocas juveniles en columpios de parques solitarios. Aquello era un sueño cuyo comienzo nunca imaginaste y cuyo despertar temías. Demasiada belleza había en ese chico, en los momentos juntos y en la ropa por el suelo. Demasiadas mentiras en todos esos 'te quiero' y en los 'eres preciosa'. O quizás no fueron mentiras. Quizás fueron verdades en su debido momento. 
      Como ya se sabe, lo bueno nunca es fácil así que él tenia un reto ante si. Lucho por ello. Se arriesgó. Y finalmente, ganó. Obtuvo su recompensa. Pero una vez que uno consigue lo que quiere, se pierde la belleza que poseía, pues era un fruto prohibido. Se valora lo que se desea pero una vez que es tuyo, deja de ser tan exótico. 
      Recuerdas el mes, el día y el momento exacto en el que se produjo El Cambio. Sí, con mayúscula como el nombre propio de aquel que te coloca la pistola en la nuca y aprieta el gatillo. Porque eso se nota, ese Cambio marca la diferencia. Es entonces cuando todo da un giro, cuando el color del momento deja de ser brillante como el arco-iris. Los recuerdos pasan a ser más amargos, oscuros, desteñidos. Lágrimas recorren tus mejillas para que la tristeza salga de ti, para que deje de enfermarte. Y es que después de la dulce melancolía viene la hiriente realidad. Detrás de todo aflora el doloroso e inoportuno pinchazo de la espina de la rosa que el cielo te hizo creer que era buena. Y el que debía ser tu cura, resultó ser tu ruina.

      'No dejaré que te caigas' dijo.

      Y fue él quien la empujo hacia el precipicio.



1 comentario :

  1. Y fue entonces cuando se me cayó una lágrima por la mejilla. Tienes un don natural para transmitir tantos sentimientos. Sí, me siento identificada. Esa sensación es la peor del universo. Como dijo Taylor Swift: "How can the devil be pulling you toward someone who looks so much like an angel when he smiles at you?" Nadie se merece algo así.
    Con cariño, love always, Alba.

    ResponderEliminar